Columnas — 06 diciembre 2017
El incomparable sabor del éxito

 

Bajo los repetidos ángulos del grácil edificio de Infonavit en la Barranca del Muerto, con su arquitectura de concreto y mármol triturado, las cifras suben y bajan en la fiesta del espejo exitoso de la cuenta verificable, comprobable; de los datos ciertos, de las siete de cada diez casas financiadas en el país, de la cuarta hipotecaria del mundo; del aumento enorme de los beneficiarios, de la baja de sus tasas de crédito, del reparto de sus beneficios.

Todo bien, todo azul, diría un brasileño.

Pero no puede haber trabajadores con techo si no hay laborantes con actividad certera, permanente, con prestaciones legales. . Por eso la cifra magna en todo este relato de buenas cuentas, le corresponde al Presidente Enrique Peña, quien jubiloso ofrece datos frescos sobre el empleo.

“ (EoL).- Al clausurar la 115 sesión ordinaria del Infonavit, el presidente Enrique Peña Nieto destacó la generación de empleo en el país cuando falta menos de un mes para el cierre de 2017.

“Precisó que de acuerdo con los registros del IMSS, en noviembre se crearon 132 mil 317 nuevos empleos con lo que se alcanza un acumulado de 3 millones 461 mil en lo que va del sexenio.

“Y hay que darle contexto a esta cifra, ésta es de 3 millones 461 mil es prácticamente igual al total de empleados creados en las dos administraciones anteriores.

“Como sabemos, los empleos formales además de ser mejor remunerados dan acceso a prestaciones laborales y sociales incluyendo el financiamiento para adquirir una vivienda.”

Y ahí, colorado cada y cuando alguien lo abraza y le pregunta por el futuro, Mikel Arreola ofrece la mejor imagen de la disciplina. Ha rescatado al Instituto Mexicano del Seguro Social (con José Antonio), lo cual era muy difícil, y ahora lo mandan a recuperar la ciudad de México para el PRI, lo cual es imposible.

Por eso se ruboriza.

Pero el júbilo laboral se contagia al representante de los obreros en el mando tripartita del Instituto, Carlos Aceves del Olmo quien reconoce lograda la vieja intención de la CTM: “…que los trabajadores con menos, sean los trabajadores con m

ás”.

Sin embargo en estos 45 años el Infonavit llega a su momento dorado. Al menos esa es la voz presidencial. Y esa la enorme sonrisa de David Penchyna quien en esta asamblea lo ha supervisado todo con la minuciosa paciencia de un relojero. Hasta las sillas supo dónde colocar y a quien sentar en ellas.

Jubiloso ha dicho:

“En los últimos años el Infonavit había invertido un promedio de 167 mil millones cada año, con todas estas estrategias, con sus instrucciones, señor Presidente, y con la sensibilidad y generosidad de la Asamblea aquí presente, este año vamos a derramar en la economía más de 228 mil millones de pesos.

“A ello se suma que nuestro Fondo de Inversión hoy sea más

responsable y más eficaz, una cartera hipotecaria más sana, más

rentable y más accesible. Y una recaudación fiscal que con

responsabilidad y eficiencia este año cerrará cifras por arriba del 7 por ciento, que agregó recursos adicionales en tan sólo un año por más de 11 mil millones de pesos.

“El Infonavit maximiza el ahorro de los mexicanos. Para dimensionar el tamaño de este reto, les comparto que el Infonavit devuelve todos los días, en todo el país, 60 millones de pesos a un promedio de 800 personas en todas partes.

“En ese contexto, durante su Administración, señor Presidente, el

Infonavit ha devuelto a los trabajadores pensionados cerca de 50 mil millones de pesos, y tan solo en los últimos dos años ha devuelto más de 26 mil millones de pesos.

“El Infonavit es fruto de las conquistas sociales del Siglo XX. La

genética de esta Institución es financiar el anhelo de millones de

mexicanos que todos los días se levantan a trabajar con anhelo de un hogar para sus hijos en mente. La esencia social del Instituto está más viva que nunca y más allá de las palabras están los números para reflejarlo”.

FRENTE

Tantas vueltas, tantas fintas, tanto ruido y tan escasas nueces. Las cosas quedan como se pensaron en el laboratorio político de Ricardo Anaya. Lo demás, es buscarle chichis a las culebras.

Y por si alguien no lo sabe, las serpientes no usan Wonder Bra.

Related Articles

Share

(0) Readers Comments

Deja un comentario